Actualizado:
22 julio 2017
16:24

El Comtat reclama medidas para evitar la desaparición de sus pueblos

Tollos y Famorca son los municipios con menos vecinos de la provincia, junto a otros ocho de la comarca
Comarca | 19-05-2017 | facebook yahoo twitter

El informe del Consell en el que se ha de basar el plan de la Agència Valenciana Antidespoblament (Avant) muestra una radiografía realmente desoladora de la comarca del Comtat. Un total de diez pueblos corren el riesgo de acabar desapareciendo por la falta de futuro para sus habitantes, que cada vez son más mayores. Alcoleja, Almudaina, Balones, Benasau, Benifallim, Quatretondeta, Facheca, Famorca, Penàguila y Tollos, son los municipios del Comtat amenazados por el proceso de despoblamiento, siendo Tollos y Famorca los pueblos con menor número de habitantes.

José Vicente Masanet, alcalde de Famorca, explica que el problema de la pérdida de servicios por causa del despoblamiento en el caso de su municipio viene de lejos, puesto que “hace más de 40 años que cerró el colegio, tiendas y banco hace tiempo también que no tenemos” y el resto de servicios se reducen a “un panadero de Facheca, que viene a diario, un pescatero, y puestos de verdura y droguería, que nos visitan dos veces por semana”.

Famorca cuenta en estos momentos con apenas 60 habitantes, con una media de edad de más de 70 años, según confirma el alcalde. La persona más mayor del pueblo es una mujer de 94 años y tan solo hay un niño, de 5 años de edad, que acude al colegio de Benilloba. “Lo que pasa es que no hay trabajo, por eso no queda nadie joven en el pueblo, se han ido yendo poco a poco”, asegura el primer edil, quien aboga por impulsar políticas de empleo activas, sobre todo, en el sector de la agricultura, que es el que podría fomentarse en el municipio.

En cualquier caso, Masanet critica las medidas de la Generalitat hasta ahora: “Lo que necesitamos es un plan de empleo estable y que se cumpla. Prometieron fondos, contraté a dos personas pagando las nóminas del presupuesto del Ayuntamiento y todavía estamos esperando a recibir el dinero de la Conselleria. Si van a poner en marcha un plan de empleo, bien, pero con el dinero por delante”.

Por su parte, Mari Carmen Devesa, alcaldesa de Facheca, otro de los pueblos más despoblados de la comarca, asegura que no todo consiste en generar empleo, que también: “Es importante, por ejemplo, activar el ocio para niños y jóvenes, o mejorar las carreteras, algo que para nosotros es primordial”. Sobre el plan anunciado por el gobierno autonómico, opina que “es difícil creer y valorar” un documento que de momento no conoce directamente y en este sentido, considera que sería importante implicar a los alcaldes. “A mí el anuncio del president de la Generalitat me parece perfecto, pero si estos pueblos sobreviven es gracias a la Diputación, las cosas como son”, destaca Devesa.

La primera edil de Facheca asegura que la calidad de vida en un pequeño municipio “es muy grande, pero también son muchos los inconvenientes”, de ahí que reclame más apoyo por parte de las instituciones.

El nostre ciutat