Actualizado:
23 noviembre 2017
10:00

Descubren en Cocentaina una pequeña ‘Capilla Sixtina’

La restauración del altar de El Salvador permite hallar unas pinturas de finales del siglo XVIII
Comarca | 10-01-2017 | facebook yahoo twitter

Los trabajos de restauración de la cúpula del altar mayor de la parroquia del Salvador de Cocentaina han permitido hallar unas pinturas, datadas inicialmente entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, que hasta el momento estaban ocultas bajo una capa de yeso. La actuación, que está llevando a cabo el equipo formado por Alba Torró y Sandra Ruiz, se ha centrado en un primer momento en la limpieza del citado altar, después de que meses atrás se realizaran varias canalizaciones para colocar la nueva instalación eléctrica “que dejaron entrever la suciedad acumulada por el paso de los años”, recuerda Don Ramón Micó, párroco del Salvador.

Hay que destacar que mientras se realizaba esta intervención inicial, Alba y Sandra hicieron unas catas en la bóveda que sirvieron para descubrir estas pinturas que hasta el momento eran para todos desconocidas: “Vimos que el reparado se estaba cayendo, hicimos unas pequeñas ventanitas y ahí comprobamos que existía una pintura original debajo. Esto nos llevó a retirar el yeso y ver que efectivamente teníamos unos lunetos con diferentes escenas religiosas”, detalla Alba.

Las citadas pinturas, que ahora están al descubierto, representan a los mártires valencianos e incluso se adivinan otros santos populares en la tradición religiosa local. “Vemos a San Juan de Ribera, que inició la parroquia en 1534, a San Francisco o a Santo Domingo de Guzmán; entre otros”, matiza Don Ramón.

Hay que indicar que tras este hallazgo se ha restaurado uno de los lunetos para determinar un posible resultado final si se interviene en todo el conjunto. “Las pinturas están en buen estado y la restauración sería en estos momentos viable”, afirma Sandra.

Apuntar que desde la parroquia del Salvador se quiere seguir adelante con esta restauración y para ello se ha buscado la colaboración de los feligreses, así como de todo aquel que lo desee por medio de donaciones a través de domiciliaciones bancarias y rifas que se efectúan cada mes.

El nostre ciutat